viernes, 24 de febrero de 2017

Distrito Norte

En el corazón mismo de occidente
como a orillas del rio Jordán
sí yo también quise ser pescador de hombres

hago cerbatanas y dardos
los impregno
con un potente estimulante del deseo

Me oculto tras la piedra donde crecen los árboles
la piedra ruinosa
imponente como un templo dedicado a la naturaleza
e invento rituales para mis propios dioses
como un aborigen

Sí yo también he conocido cómo es el hombre
vivo entre escombros y maleza
paso mi vida en el anonimato de las ciudades
y me he reinventado ya mil veces
y mil veces he recorrido ya el camino
que lleva a casa de mi madre

Esta es la última vez, la última
que te digo que te quiero
hay jardines despoblados
en mi azotea
y una multitud de placas solares
abandonadas

Corrientes de irracionalismo
han llevado mi cuerpo hasta tu orilla